Caso Andrade: días clave para definir el futuro de los policías

Domingo 17 de noviembre de 2019 | 06:30hs.
Los dos uniformados implicados cumplían funciones para el Comando Radioeléctrico de El Soberbio.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Tras el cimbronazo que generó la muerte de Reinaldo Andrade (37), esta semana avizora como un periodo clave para definir los próximos pasos a seguir y establecer el nivel de responsabilidad en el hecho de los policías que permanecen detenidos en el marco de la investigación del caso. 
Tal como viene informando El Territorio, la Justicia aguarda por la culminación de una serie de pericias que podrían ser determinantes en la continuidad de la pesquisa. 
Por el caso permanecen detenidos el oficial Matías L. (22) y Fabio B., aunque el primero de ellos sería el más comprometido de los dos ya que se estima que fue el quien accionó el arma de fuego cuyo proyectil terminó dando contra Andrade en medio de una presunta persecución y ocasionándole la muerte minutos después. 
Al margen de ello, ambos detenidos aún no fueron llevados a prestar a declaración indagatoria ante el Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, ya que las autoridades aguardan tener la mayor información posible del hecho para llevar adelante el procedimiento judicial. 
En este contexto, las pericias encomendadas a la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) podría resultar de vital importancia ya que los pesquisas confían que el trabajo de sus especialistas en criminalística podrían determinar si existió fuego cruzado entre la víctima y los uniformados o no. 
Estas pericias son efectuadas a partir de todos los elementos recolectados en la escena del hecho, entre ellas un pistolón calibre 38 que fue encontrado en el interior del rodado en el que circulaba Andrade junto a otras dos personas que, al poco tiempo, fueron liberados. 
Lo que se intentará determinar es si efectivamente desde ese arma de gatiilló en algún momento y eso servirá para establecer, por ejemplo, si los efectivos implicados realmente respondieron a tiros un ataque similar de parte de los implicados. 
Por el momento, lo que se sabe es que la versión policial indica que el hecho ocurrió en horas de la tarde del miércoles, cerca de las 17, cuando los dos efectivos, pertenecientes a la División del Comando Radioeléctrico de El Soberbio, hacían tareas de inteligencia por la ruta costera 2 en el vehículo particular de Matías L. 
Fue en esa instancia que aparentemente observaron a un Volkswagen Voyage gris en una estación de servicios, el cual fue reconocido por uno de los tantos rodados en la zona para la actividad del contrabando en la localidad y los ocupantes, al notar su presencia, huyeron a gran velocidad del lugar. 
A partir de ahí se inició una persecución que se extendió en dirección hacia los Saltos del Moconá, pero en medio del escape el auto entró en un camino terrado hacia el paraje San Ignacio e hizo unos mil metros. 
Fue en ese momento que aparentemente entró en escena Andrade, que se movilizaba en su Gol Trend junto a dos hombres de 26 y 32 años. Según los efectivos policiales, el conductor del rodado impactó contra el coche de ellos para impedir la persecución.
El relato del oficial implicado indica además que en esa instancia uno de los ocupantes del Trend sacó un arma de fuego, por lo que procedió a efectuar disparos para proteger su vida y la de su compañero. El testimonio no detalla si hubo fuego cruzado.
Ambos vehículos, producto de esta secuencia, quedaron a la vera del camino y los efectivos notaron un arma calibre 38 en el lugar, que luego fue secuestrada al igual que un pistolón. 
Rápidamente se notó que Andrade estaba malherido, por lo que fue asistido por el personal policial y luego trasladado en ambulancia al hospital local, donde ingresó a las 17.45 ya sin vida. La comisaría local, perteneciente a la Unidad Regional VIII, fue informada del hecho a las 18.
Con todo esto sobre la mesa, los pesquisas involucrados intentarán establecer si el relato se condice con lo ocurrido realmente y es para ello que se ordenaron una serie de pericias que siguen en proceso. 
En este contexto, se estima que el sumario del caso podría ser elevado a la justicia durante la jornada de mañana y a partir de ello se podría citar a declaración indagatoria a los uniformados detenidos, audiencia que podría concretarse el martes. 
“Pueden decir lo que ellos quieran, pero lo van a tener que comprobar.  Todos son contrabandistas cuando pasan cosas con ellos, pero mi hermano no merecía morir de esta forma. Que yo sepa no hay pena de muerte en Argentina”, expresó ese mismo miércoles por la noche Pablo, un hermano de la víctima, al dialogar  con este matutino. 

Repercusiones
Al margen de la causa judicial que ahora se instruye en el Juzgado de San Vicente, la propia fuerza policial lleva adelante una investigación interna para determinar responsabilidades en el caso, tanto de los uniformados implicados como de los jefes de la Unidad Regional a quienes respondían, quienes el viernes fueron desplazados de sus cargos. 
La fuerte medida fue informada oficialmente y significó la remoción de la cúpula de la UR VIII de San Vicente, que hasta ese momento estaba a cargo del comisario general Juan Aurelio Fernández y el comisario mayor Héctor Franke, primer y segundo jefe, respectivamente. 
Pero eso no fue todo ya las fuentes indicaron que el apartamiento de ambos jefes policiales también se debió a otras "irregularidades" detectadas, aunque no trascendieron mayores detalles. 
En reemplazo de los destituidos, en tanto, asumieron el comisario mayor Román Virissimo y el comisario inspector José Fischer.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina