Causa por compleja trama de abusos y prostitución está pronta a cerrarse

Miércoles 13 de noviembre de 2019 | 06:00hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

A mediados del año pasado, la localidad de Comandante Andresito fue noticia por el desbaratamiento de un kiosco de estupefacientes, pero el caso tenía un trasfondo mucho más complejo que incluía una trama de abusos y prostitución de parte del dueño del lugar hacia al menos dos de sus hijas. 
El complejo caso se conoció tras la denuncia radicada por  las propias víctimas ante la Fiscalía de Instrucción Tres de Puerto Iguazú y eso originó el allanamiento que luego terminó dejando al descubierto los otros delitos que presuntamente cometía el hombre acusado, quien ahora enfrenta una doble causa judicial y una de ellas está próxima a ser clausurada, lo que dejaría al sujeto al borde del debate oral y público. 
De acuerdo a lo consignado por diversas fuentes consultadas por El Territorio, la oscura trama de hechos que se ocultaba en ese bar-pool ubicado a varios kilómetros del casco urbano de Comandante Andresito comenzó a investigarse cuando dos jóvenes mayores de edad se presentaron ante la Fiscalía de Iguazú y narraron el calvario que habían padecido un tiempo antes mientras residían junto a su padre.  
En su exposición ante los funcionarios judiciales, ambas chicas relataron que durante al menos dos años y mientras aún eran menores de edad habían sido víctimas de reiterados abusos sexuales perpetrados por su padre, pero que eso no era lo único sino que además las explotaba sexualmente con los clientes que acudían al lugar donde se llevaban adelante otras actividades ilícitas. 
Ante la gravedad de lo expuesto por las denunciantes, las autoridades intervinientes aceleraron los pasos a seguir y así se consiguió una orden de allanamiento en el sindicado lugar donde se habrían llevado adelante los abusos. 

Allanamiento y drogas
El procedimiento finalmente se concretó el 21 de agosto del año pasado, cuando los uniformados de distintas dependencias de la Unidad Regional V de Policía irrumpieron en el bar-pool en cuestión, donde además de recabar todos los elementos de interés para investigar los casos de abuso también dieron con plantas de cannabis, estupefacientes listos para la venta y hasta una camioneta robada. 
En su momento, las fuentes policiales indicaron que al recorrer el predio se encontraron con una especie de huerta en la cual dieron con semillas esparcidas y una planta adulta de cannabis de casi dos metros de altura, en tanto que en el interior del local incautaron casi seis kilogramos de marihuana distribuido en panes y dosis listas para la venta, como así también 165 gramos de cocaína fraccionados en distintos envoltorios. 
Pero eso no fue todo, ya que los efectivos secuestraron una balanza de precisión, dinero en efectivo (más de 14.000 pesos), al menos cuatro celulares y, por último, una camioneta Toyota Hilux con registro de robo en Brasil y la cual aparentemente estaba a punto de ser reacondicionada para el narcotráfico. 
Con la fuerte denuncia en su contra y el caudal de elementos incautados en el lugar, los uniformados detuvieron de inmediato a V. B. (51) -cuyos datos completos se preservan para proteger la integridad de las víctimas-, al igual que a uno de sus hijos de 20 años. 

Dos causas
A partir de ahí, al hombre se le iniciaron dos causas paralelas: una por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y encubrimiento de contrabando calificado que se instruye en el ámbito de la Justicia Federal; y otra por abuso sexual con acceso carnal agravado y facilitación de la prostitución que quedó en manos de la Fiscalía y el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú. 
Durante todo este tiempo, el expediente por los hechos de abuso fue sumando avances de consideración, a tal punto que los pesquisas alcanzaron a identificar posibles clientes del bar-pool que también abusaron de las denunciantes.
Según indicaron las fuentes, en la actualidad ambas víctimas son mayores de edad y las dos lograron mudarse de la vivienda en la que residían junto a su padre, tras lo cual finalmente se animaron a poder denunciarlo y sacar a la luz el calvario que sufrieron durante años.
Las mismas fuentes señalaron que el implicado permenece detenido y el expediente por los casos de abuso está próximo a ser clausurado, lo cual significa que las autoridades consideran que tienen los elementos suficientes como para dar por culminada la investigación y decretar la elevación a juicio del caso. 
Una vez que este procedimiento judicial se concrete, el expediente deberá ser remitido al Tribunal Penal Uno de Eldorado, cuyas autoridades deberán fijar fecha de debate para que el sujeto responda ante la Justicia desde el banquillo de los acusados.

En cifras

6

En el allanamiento del bar-pool los efectivos policiales incautaron seis kilogramos de marihuana y 165 gramos de cocaína, entre otros elementos.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina