Comunas priorizan sólo obras acuciantes para apuntar al pago de aguinaldos

Lunes 18 de noviembre de 2019
Nazarena Torres

Por Nazarena Torrespolitica@elterritorio.com.ar

A poco más de un mes de que se termine el año, las comunas comienzan a hacer cuentas finas, no sólo pensando en la transición, sino también en los sueldos, aguinaldos y, en algunos casos, el bono navideño.
En ese marco, los intendentes destacaron que se profundiza aún más la disminución de obras que pueden concretar en los municipios, ya que deben recalcular los recursos propios y buscar cumplir con todos los compromisos sin que haya faltantes. Aseveraron que es difícil ir haciendo previsiones debido al mantenimiento comunal del día a día que deja sin mucho margen de maniobra a las finanzas.
Los aumentos de combustibles e insumos, sumados al descuento de la coparticipación, hacen que las arcas se encuentren siempre al límite y sin sobrantes.
Los jefes comunales indicaron además que de obras de origen nacional no se habla nada desde hace años y que lo único que van ejecutando son mantenimientos de caminos y algunos trabajos con ayuda del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) y la Dirección de Vialidad Provincial.

Aguinaldo y bono
Guillermo Fernández, intendente de Bernardo de Irigoyen, contó a El Territorio que están trabajando en las cuentas “para ver cómo juntamos para pagar aguinaldos”.
“Dimos el bono de 7.500 pesos ya, y vamos viendo cómo se puede porque realmente la situación no es la mejor y no está nada fácil, incluso en obras estamos a media máquina, sólo hacemos cosas para mantener el municipio”, agregó.
El alcalde de Bonpland, José Schiro, explicó que por el momento se encuentra trabajando fuertemente para dejar al próximo intendente (Juan Bueno) una comuna sin deudas y al día. “Estamos pagando cuentas y haciendo trabajos mínimos de mantenimiento, para no endeudarnos”, señaló.
En cuanto a la posibilidad de un bono, adujo que “no hablamos de eso porque ya le aumentamos 5.000 pesos al sueldo a los empleados, que fue más beneficioso, así que bono no”.
Asimismo, el intendente de Campo Viera, Juan Carlos Ríos, aseveró que “tenemos las cuentas balanceadas, buscamos invertir pero la inflación golpea muy fuerte”.
“El bono ya le correspondería pagar al próximo intendente (Germán Burger), nosotros por nuestra parte ya acordamos previamente con el personal lo del bono primavera y de compensación”, sostuvo.
Por su parte, Rubén Kobler, administrador comunal de 9 de Julio, argumentó: “Vamos previendo pero muy de a poco, hay muy poca previsibilidad”.
“Siempre hemos cumplido, pero no se puede prever, vamos analizando sobre la marcha, incluso también lo del bono. Sabemos que la gente necesita un refuerzo a fin de año pero la situación está complicada”, detalló.

Menos obras
Omar Wdowin, alcalde de 25 de Mayo, manifestó que “se priorizan los servicios básicos y los arreglos de caminos, por ejemplo. De obras de Nación no hubo nada, por mucho que pedimos con proyectos, así que seguimos con lo que podemos con recursos propios”.
En la localidad de El Soberbio, hubo una reducción de un 30% en lo que respecta al arreglo de caminos terrados, una de las principales preocupaciones de los vecinos debido a que deben sacar a menudo sus productos hacia la zona urbana.
Esta disminución también se vio en los recursos para insumos para el parque vial (como cubiertas, lubricantes, filtros), fruto de una baja recaudación comunal.
En ese sentido, desde la Municipalidad mencionaron además que cordón cuneta, incentivo a deportes, pasajes para vecinos por tema salud y las obras de agua potable, son algunas de las que se vieron resentidas.
De la misma manera, los municipios de Guaraní y Campo Ramón afirmaron que se ven imposibilitados de cumplir con las obras pactadas para este año, por lo que esperan que la situación se regularice lo antes posible.
“Son tres meses que nos vienen descontando 500.000 pesos mensuales y eso nos complica poder cumplir con las obras y arreglos de calles”, explicó Miguel Vargas, intendente de Guaraní.
Mientras que el alcalde de Campo Ramón, José Márquez Da Silva, comentó su preocupación sobre los aumentos: “Es insostenible el trabajo con el aumento del combustible, además si se rompen las máquinas hay que comprar repuestos e insumos y se hace inalcanzable”.
Ambos municipios tienen una extensión en caminos terrados en las colonias que ante la constantes lluvias se deterioran, produciendo que los colonos no puedan sacar las producciones para comercializarlas.
“No esperamos cambios de un día para otro, pero con el cambio de gobierno el 10 de diciembre, esperamos beneficios para los municipios que fuimos resentidos con descuentos desde Nación y no nos permite trabajar y tampoco llevar adelante los proyectos, esperemos que esto cambie”, especificó Vargas.
Desde Eldorado, el secretario de Gobierno, Fabián González, puntualizó en que “se van a continuar solamente con las obras de ensanchamiento sobre avenida San Martín y veredas, que actualmente se está ejecutando, pero no se harán más inversiones, no hay más presupuestos para más obras”.
Ríos, de Campo Viera, añadió que “de Nación no tenemos nada, por eso sólo hacemos obras de mantenimiento, menores, porque no podemos afrontar más grandes”.
De su lado, Rubén Kobler, de 9 de Julio, apuntó que “las únicas obras que vamos terminando son las que teníamos con convenios provinciales, lo de Nación no tuvimos nada”.
“Viajamos a Buenos Aires para llevar proyectos, viviendas solidarias, pozos perforados, nos dijeron que sí pero nunca vimos nada de eso. Ahora tratamos de mantener lo que hacemos con recursos propios pero realmente los costos operativos del municipio aumentaron muchísimo y se hace muy difícil”, dijo.
Al tiempo que recalcó: “La pérdida en poder adquisitivo fue lo que más nos afectó, los incrementos en energía y combustibles nos dejaron muy mal porque a eso hay que sumarle que los ingresos comunales disminuyeron y no podemos hacer nada”.


Bono ampliado en Azara

Empleados municipales de la localidad de Azara obtuvieron un bono primavera de 10.000 pesos, según lo aprobó el Concejo Deliberante.
Desde la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Seccional Zona Sur, organización que realizó las tratativas, indicaron que “esta conquista amplía el bono establecido por el gobierno provincial, que es de 7500 pesos”. A través del decreto 1278 del mes de agosto, el gobierno provincial programó el pago de un bono de 7.500 pesos a todos los trabajadores y trabajadoras de su órbita, a abonarse en tres cuotas.
La ordenanza de Azara determina que el pago está relacionado al “deterioro de la capacidad adquisitiva” de los trabajadores, debido a “la alta inflación y la situación económica que afecta a la totalidad de las personas”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina