El acusado de matar a su beba se abstuvo en audiencia indagatoria

Martes 31 de marzo de 2020 | 02:00hs.
Da Silva se presentó ayer en el Juzgado de Instrucción de Iguazú, a cargo del juez Martín Brites. | Foto: Policía de Misiones
Mario Antonio Da Silva (40), acusado por el crimen de su hija Anacarla, de apenas dos meses de edad, se abstuvo de declarar ayer ante la Justicia y por el momento seguirá detenido en Puerto Iguazú a la espera de determinaciones sobre su futuro.

Según pudo saber El Territorio en base a fuentes con acceso al expediente, la audiencia se concretó en horas de la mañana, luego de que el sujeto sea trasladado al Juzgado de Instrucción Tres de la Ciudad de las Cataratas. Allí el hombre designó un abogado particular, escuchó los elementos que hay en su contra y eligió guardar silencio ante el juez Martín Brites.

Da Silva fue imputado formalmente por el delito homicidio agravado por el vínculo, por lo que en caso de ser considerado culpable podría recibir una pena a prisión perpetua. Sin embargo, esto no quiere decir que la carátula pueda ser modificada en un futuro.

Según adelantaron voceros ligados al proceso, los pasos a seguir ahora son programar la audiencia testimonial de Natalia (19), madre de la víctima. La joven hasta ahora declaró ante la Policía de Misiones y brindó detalles de lo ocurrido al momento del crimen, pero deberá ratificar sus palabras en sede judicial.
Como viene informando El Territorio, el presunto femicidio vinculado ocurrió en el barrio Cataratas, uno de los vecindarios más carenciados de la localidad, donde la mayoría de los vecinos no tiene siquiera conexión de agua. Asimismo, la vivienda fue definida como “muy precaria”.

La joven orientó la investigación y permitió la captura del sospechoso el jueves, pero también se explayó ante los informados de la Comisaría Cuarta el viernes. En primera instancia, narró que al caer la tarde mantuvo una fuerte discusión con Da Silva debido a que el hombre se encontraba bebiendo en exceso.
Señaló que era una situación reiterada, puesto que tenía problemas con el alcohol y es por ello que le dijo que se iban a separar si no dejaba de hacerlo, alegando que las actitudes de Da Silva no eran un ejemplo para sus hijos. Pero el acusado, siempre según el relato de Natalia, no entró en razón y se volvió aún más agresivo.
En esa instancia, Da Silva habría tomado un arma de aire comprimido que él mismo había modificado para disparar proyectiles calibre 22 y la amenazó. Dijo que dispararía si ella se iba de la casa, pero cuando la situación parecía encaminarse, jaló el gatillo y la bala impactó de lleno en la pequeña, que dormía en su cochecito en el patio de la vivienda.

Por último, Natalia confió que lo único que atinó hacer en ese instante fue correr hasta donde estaba la beba y al ver la grave lesión en su pecho, se dirigió a la casa de un vecino, quien la auxilió y la trasladó hasta el Hospital Samic local, donde falleció cerca de las 19.30, según informaron fuentes médicas a este diario.

La autopsia y lo incautado

El informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de la criatura fue remitido el viernes al magistrado Brites y allí se señala que en el cuerpo de la víctima se halló un sólo impacto de arma de fuego. Ese proyectil impactó en la zona intercostal derecha de la beba, perforando hígado, pulmón y estómago.

El arma fue incautada durante el mismo día del crimen en uno de los allanamientos que se hizo en la morada, procedimiento en el que participaron autoridades del Juzgado y efectivos de la División Criminalística de la Unidad Regional V de Puerto Iguazú. También se hallaron varias vainas servidas - lo que indica que podría haber habido más disparos- y una pistola de aire comprimido que es una réplica de una 9 milímetros.

Dos casos en la provincia

El presunto femicidio vinculado es el segundo crimen ocurrido en el contexto de violencia de género en Misiones luego e que el gobierno nacional decretara el aislamiento social, preventivo y obligatorio a partir del viernes 20 de marzo.

El primero el día siguiente, sábado 21, en Puerto Libertad. La víctima, Lorena Fabiola Barreto (32) fue asesinada por su marido, Roberto Rivero Medina (74), quien por ahora permanece detenido y fue imputado por el delito de homicidio doblemente calificado por haber mediado violencia de género (femicidio) y por el vínculo.
La Policía fue advertida del crimen cerca de las 21.10 y cuando los uniformados de la comisaría local arribaron al lugar se encontraron con la mujer malherida en plena vía pública. Fue asistida y llevada al hospital, pero no sobrevivió.

Se reconstruyó que todo ocurrió en medio de una discusión entre ambos, originada por los celos del hombre, quien apuñaló a su pareja mientras ésta estaba recostada junto a su hijo adolescente.

El informe de autopsia estableció que Barreto presentaba una herida cortante en la parte izquierda del pecho que fue directo al corazón y le provocó la muerte en pocos minutos. Testimonios y antecedentes confirmaron luego varios episodios de violencia de género.

Estadísticas y ruidazo

Organizaciones feministas incluyen a estos dos casos en la lista de los once femicidios ocurridos en todo el país desde que se decretó la cuarentena obligatoria y organizaron un “ruidazo” que se concretó ayer a las 18.

“Si las medidas por el coronavirus te tienen aislada con tu maltratador podés llamar al 137 o al 911 en toda la provincia de Misiones”, reza una campaña lanzada por el Ministerio de Gobierno.


En cifras

11

Femicidios se perpetraron desde el inicio de la cuarentena obligatoria, según los registros de organizacionses feministas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina