El hombre invisible o esa monstruosa ciega presencia

Jueves 27 de febrero de 2020 | 05:00hs.
Beneficio. | Los socios de Club El Territorio podrán disfrutar de 2x1 en entradas este viernes en el Imax. Un beneficio por tarjeta.
 Hoy y en simultáneo con las salas del planeta, el Imax del Conocimiento estrena El hombre invisible, un clásico de la literatura y del cine. La cinta que va por los andariveles de la ciencia ficción y el terror está dirigida por Leigh Whannell (Saw) y protagonizada por Elisabeth Moss (Mad Men/El cuento de la criada) y estará en cartelera hasta el domingo.  
El film está basado en la novela El hombre invisible de Herbert George Wells y publicada en 1897. El escritor inglés es uno de los padres del género de la ciencia ficción. Algunas de sus obras más destacadas son La máquina del tiempo (1895), La isla del doctor Moreau (1896), por supuesto, El hombre invisible y La guerra de los mundos (1898). Wells estuvo nominado en cuatro ocasiones al Premio Nobel de Literatura. La novela de 1897 fue llevada por primera vez al cine en 1933, con la dirección de James Whale.
Esta nueva producción de El hombre invisible está dirigida y escrita por el australiano Leigh Whannell (actor y guionista en Saw), quien en este nuevo acercamiento al personaje de H.G. Wells, curiosamente, lo deja a un costado. La novedad, acertada o no, del director, es que el hombre invisible ya no es el foco de la historia. Al contrario, la cámara y la historia se ponen al servicio de una víctima: la mujer (Cecilia), personificada por Elisabeth Moss.
Cecilia es una mujer maltratada que decide escapar de su marido en plena noche, él es un brillante científico y también  un psicópata multimillonario que la tiene encerrada en una especie de mansión.
El film plantea una interesante relectura del clásico literario centrando la historia no tanto en el hombre invisible sino en su mujer, maltratada y perseguida por su marido. 
Esta vez la verdadera invisibilidad es patrimonio de la mujer, en todo caso, en su ausencia. Aunque la cámara insista en primeros planos de la protagonista, son los espacios vacíos de la casa-castillo donde ella casi que desaparece. Por el contrario, el hombre invisible está más presente que nunca, su invisibilidad y, por lo tanto, su poder, son omnipresentes y están al acecho.
Cecilia busca escapar de esa presencia que la agobia y que la deja al borde de la locura. Las preguntas se aceleran y multiplican. 
La cinta tiene muy buenas críticas de los expertos internacionales que señalan que el director Whannell, “presenta su obra desde la concepción que no es necesario escenas impactantes para generar terror, que a veces el terror está en aquello que no se puede ver. Eso que desconocemos es lo que causa miedo. Así, el terror en pequeñas dosis es más efectivo y el espectador quedará atrapado en una trama muy interesante”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina