Evo Morales pasaba el 45% y podría darse un balotaje en Bolivia

Lunes 21 de octubre de 2019
El Tribunal Electoral de Bolivia (TEB) ofreció los primeros resultados del conteo rápido: con el 89, 62% de las mesas escrutadas el actual mandatario Evo Morales obtiene el 45, 28% de los votos; mientras que el ex mandatario Carlos Mesa, el 38,16%. Si estos resultados se mantienen, por primera vez en la historia habría balotaje. Es que en Bolivia se necesitan el 50% de los sufragios o el 40%, con una diferencia de 10 puntos con el segundo.
Hasta el Momento el TEB no difundió los resultados de las escuelas electorales en la zona rural, donde el actual mandatario es más fuerte que Mesa. 
En tercera posición figura de manera sorpresiva el pastor evangélico, nacido en Corea del Sur, Chi Hyun Chung, con el 8,77%, conocido como el “Bolsonaro boliviano”, y en cuarto el senador opositor Óscar Ortiz (4,41%).
Morales es el presidente latinoamericano en funciones con más tiempo en el poder, asumió en enero de 2006 como el primer mandatario indígena de Bolivia, en medio de una ola de victorias de signo izquierdista que atravesó la región con el cambio de milenio. Sus compañeros de ideología fueron quedando por el camino en Brasil, Argentina, Ecuador. Y Venezuela, con quien Evo mantiene un estrecho vínculo, está sumida en la peor crisis política y económica de su historia reciente. Ahora, apuesta a ampliar el margen con Mesa y quedarse en el poder 5 años más. 
Catorce años después, el ex presidente también pelea y está en las puertas del poder, luego de que una conjunción de circunstancias lo convirtiera en la única opción que puede derrotar Morales.
Ayer minutos antes de las 19.30, Mesa mostraba su indignación en Twitter: “El @TSEBolivia se comprometió a publicar los resultados preliminares a partir de las 19:00. A esta hora todavía no ha publicado nada. Exigimos que cumplan su compromiso de inmediato”, escribió.

Prevén un ajuste
Luego de 13 años de bonanza, la perspectiva de que el próximo gobierno de Bolivia deba aplicar medidas correctivas para una época de franca declinación de los precios internacionales de las materias primas, sobre todo si no tiene mayoría absoluta en el parlamento, abre el temor a que se desencadene una crisis económica.“Sea quien sea, el ganador no tendrá mayoría, habrá un Congreso dividido y la gobernabilidad será más complicada”, vaticinó Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias. “Además hay un contexto internacional de declive en el crecimiento mundial”, remató.
Michael Shifter, presidente del centro de análisis Diálogo Interamericano, en Washington, señaló que “con la caída de los precios de las materias primas, el Gobierno de Morales se ha visto obligado a pedir más préstamos y reducir las reservas para tratar de mantener los buenos tiempos”.
Según el ministro de Economía, Luis Arce, desde que asumió el mandatario izquierdista, “el ingreso de los bolivianos (PBI per capita) se cuadruplicó” y el FMI pronostica un crecimiento de 3,9% este año.
Cuando llegó al poder, en 2006, Morales encaró un proceso constante de nacionalizaciones, que inició con la expropiación de los hidrocarburos, en manos desde mediados de los 90 de una docena de compañías extranjeras, como la española Repsol, la brasileña Petrobras o la francesa Total. Las nuevas reglas de juego, que le dieron a Bolivia el control del negocio petrolero, permitieron, por ejemplo, la creación de subsidios sociales. “A nivel regional, Bolivia dejó de ser el país más pobre y la pobreza pasó de 38,7% en 2005 a 17,1% en 2017”, según un reciente informe oficial.
Sin emargo, la oposición le endilga a Morales un mal manejo de la economía a la vista del agudo endeudamiento: en 2006 la deuda externa bordeaba los 5.000 millones de dolares y a julio de este año alcanzaba a 10.605 millones.
“Hemos duplicado la deuda externa. Sí y lo decimos con claridad y sin sonrojarnos. Pero lo que no dice la oposición es que el ingreso de los bolivianos se cuadruplicó”, arguyó Arce.
Dijo que la deuda boliviana, que representa 23% del PBI, es sostenible y que el país tiene todavía un margen para seguir contrayendo préstamos externos.
Usados para atenuar la ralentización de la economía, las reservas internacionales netas y otros activos bajaron de una cifra histórica de 14.000 millones de dólares a 8.316 millones a junio de este año.
Además, excepto Venezuela, Bolivia acumuló en 2018 el déficit fiscal más alto de la región: 3.200 millones de dólares, su mayor cifra en tres décadas, según la fundación Milenio.
A la luz de esos datos, “el modelo económico boliviano tuvo éxito durante algunos años, pero ya no es sostenible”, dijo Shifter.
Con tareas pendientes como ajustar el precio de la nafta subvencionada o “sincerar” el tipo de cambio, Blazicevic recomienda “tener mucho cuidado”, vistos los disturbios causados en Ecuador tras el aumento de los combustibles. 

En Argentina hubo 161.067 votantes

Miles de bolivianos residentes en Argentina acudieron ayer a las urnas en el país, como parte del proceso electoral en el que elegirán nuevo presidente, y centrando buena parte de la atención porque la cifra de potenciales votantes es la principal fuera del territorio. Son 161.057 los ciudadanos bolivianos habilitados para sufragar, un poco menos de la mitad de todos los que votarán en el exterior, que son 341.000. La Constitución boliviana aprobada en 2009 permitió que los bolivianos en el extranjero pueden votar y actualmente ese sufragio consular representa el 4,7% del padrón. En la Argentina, donde residen cerca de dos millones de bolivianos, son 161.057 los anotados, y 121.824 de ellos están en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, donde hubo 49 centros electorales. ”Los bolivianos somos ciudadanos altamente democráticos tanto en Bolivia como fuera del país y esa cultura democrática hoy también se está reflejando”, afirmó el cónsul Nelson Guarachi Mamani.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina