Falleció la mujer que rescató a sus hijos del incendio de su vivienda

Domingo 26 de enero de 2020 | 03:00hs.
Vecinos de Villa Lindstrom colaboraron en la construcción de una nueva vivienda para los damnificados. | Foto: Daniel Villamea
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Tras un mes de agonía falleció Gladis Fucks (44), la mujer que enfrentó a las llamas para salvar a sus hijos y nietos del incendio que destruyó su vivienda en Oberá. 
El fuego fue originado por el hijo mayor de la víctima, identificado como Federico R. (19), a quien también rescató y continúa internado en terapia intensiva en el hospital Madariaga de Posadas.
“Prendió fuego la casa porque la madre no le quiso dar plata para droga”, lamentó una vecina, confirmando lo que desde un primer momento informaron desde la Unidad Regional II de Policía. 
El siniestro se originó el 19 diciembre, alrededor de las 14, en una vivienda de calle Guaviroba, en Villa Lindstrom, cuando Federico R. derramó combustible en la cocina y de manera intencional ocasionó el incendio. 
Su madre apenas tuvo tiempo de socorrer a sus cuatro hijos menores y tres nietitos que residían en el mismo domicilio. 
Testigos del hecho mencionaron que luego de salvar a los pequeños, la dueña de casa constató que su hijo mayor seguía en el interior de la vivienda y regresó por él. 
“Federico estaba parado en la cocina, tapado con una frazada y no se movía. La mamá entró, lo abrazó y lo sacó para afuera. Todavía no entiendo de dónde sacó la fuerza. Ella terminó desnuda porque se le quemó toda la ropa de entrar y salir de la casa para salvar a sus hijos”, comentó un vecino.
La mujer sufrió quemaduras en el cincuenta por ciento del cuerpo, porcentaje similar al de su hijo, aunque éste también padeció un importante daño en las vías respiratorias. 
Con el correr de los días el cuadro de la Fucks se agravó y derivó en el fatal desenlace. 

Conmoción vecinal
El deceso de Fucks se registró el pasado 18 de enero y generó gran conmoción en Villa Lindstrom, donde era una vecina muy apreciada. Incluso, luego del incendio que destruyó íntegramente la vivienda familiar, la misma comunidad colaboró con la construcción de una nueva casa de madera.
Asimismo gestionaron donaciones para reponer el mobiliario y la ropa de la familia afectada, puesto que literalmente se quedaron con lo puesto. 
“Estamos muy tristes por la tragedia que padeció esta querida familia del barrio. Gladis dio su vida por sus hijos”, remarcó una vecina. 
En tanto, reconoció que la tragedia podría haber sido mucho peor, puesto que en el mismo domicilio residían los dos pequeños hijos del joven que inició el fuego, un sobrinito y cuatro hermanitos, además de una hermana, su mamá y su papá, quien no se hallaba al momento el del hecho.   
“Ese mediodía yo volvía de mi trabajo y lo crucé en la esquina, él estaba con otro amigo que también tiene problemas de adicción y me pidieron plata para cigarrillos. Los conozco de chiquitos, entonces siempre les daba diez pesos para no tener problemas y se conformaban. Nunca imaginé que al poco rato iba a quemar su casa con sus hermanitos y sus propios hijitos adentro”, lamentó. 
En tal sentido, varias voces del barrio lamentaron el avance de las drogas, la falta de prevención y los estragos que observan a diario. 
“Los vecinos sabemos quiénes venden, pero más de una vez denunciamos y después tuvimos represalias. Entonces cada uno opta por no meterse y cuidar a sus hijos como puede”, agregó.

Fuego y droga

El caso que derivó en el deceso de Gladis Fucks tiene similitudes con un hecho registrado el 27 de noviembre pasado en perjuicio de Graciela Da Silva (37) y su hijo de 17 años, quienes fueron agredidos por al menos tres jóvenes que irrumpieron en su domicilio con cuchillos y machetes, tras lo cual incendiaron el lugar que quedó reducido a cenizas. “Vinieron a matar a mi hijo, pero como no pudieron quemaron nuestra casa. Para colmo son vecinos, pero están metidos en la droga y nos tienen bronca. Con la furia que entraron yo pensé que nos mataban, pero gracias a Dios pudimos escapar. Le siguieron a mi hijo, aunque no le pudieron agarrar. Después volvieron y metieron fuego en la casa. Perdimos todo lo que teníamos”, lamentó en las horas posteriores al hecho. El hecho se registró sobre calle Domínguez casi Mar del Plata, Barrio Norte, un sector de Oberá asolado por las drogas y la delincuencia.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina