Grooming en Iguazú: “El maestro le dijo varias veces que le amaba a mi hijo”

Lunes 18 de noviembre de 2019 | 06:00hs.
El acusado, Juan Pablo S (42) se abstuvo de declarar en audiencia indagatoria. | Foto: Norma Devechi
Luego de tres semanas de haber radicado una denuncia por grooming contra un docente de su hijo de 13 años en Puerto Iguazú, Patricia se animó a contar los pormenores de la situación que la mantiene en vilo, ya que acusado se encuentra en libertad por decisión judicial y ella teme que se contacte nuevamente con el menor.

En una entrevista exclusiva con El Territorio, la mujer dijo que considera que el acoso hacia su hijo no se concretó sólo mediante las redes sociales, sino que también ocurría en la escuela. Detalló que el menor, que va al último grado de una escuela primaria de la Ciudad de Cataratas, empezó a mostrar actitudes que le llamaron la atención desde varios meses antes de la denuncia.

En esta misma línea, expresó que en octubre le compró un teléfono celular al menor y eso le permitió darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, ya que cuando revisó el aparato detectó los mensajes que le mandaba el acusado, identificado como Juan Pablo S. (42). Definió ese acercamiento del maestro a su hijo como “obsesivo”.
“Yo casi no mantuve contacto con el docente, solamente en la primera reunión donde quiso conocer cómo estaba conformada cada familia. Fue una situación que en ese momento no me llamó la atención, pero ahora es como que cada cosa me va cerrando. No puedo entender la perversidad con la que se desarrollaron las cosas” explicó Patricia.

No quería ir a la escuela

La mujer desarrolló que en julio su hijo empezó a poner excusas para faltar a la escuela, aludiendo dolores de panza y/o cabeza.
“Yo lo llevé al médico -contó la entrevistada-, porque jamás fue de poner excusas, siempre fue buen alumno y nunca le gustó faltar. Hicimos un chequeo médico y la doctora me dijo que ‘físicamente no tiene nada, está pasando otra cosa’; entonces me puse a investigar y pensé que se sentía discriminado porque todos tenían celular y él no. Le compré y a la semana de tenerlo, encontré los mensajes del maestro”.

“Yo sólo tuve acceso a los mensajes de un día, era una larga conversación donde el maestro le repitió varias veces que amaba a mi hijo, que lo iba a extrañar, que le iba a dar un chirlo cuando vaya a clases particulares en la secundaria. En repetidas oportunidades hizo alusión al órgano sexual de mi hijo y finalizó la charla con el mensaje ‘borra todo’ en mayúscula. El chat tenía fotos que le envió a mi hijo, siento que se aprovechó que no tiene contacto con su padre y usó esa carencia” relató Patricia.

Luego de descubrir el acoso, Patricia relacionó una serie de situaciones que habían sucedido durante el año lectivo: “Mi hijo me contó en una oportunidad que el docente se ofreció a comprarle un teléfono y le ofreció dinero; no quería ir a la escuela los días que los demás chicos se fueron de viaje de egresados a Córdoba porque el profesor tampoco había ido e iba a ir a clases”.

También señaló que cuando el pequeño no iba a la colegio, el acusado le pedía a la directora que la llame para saber qué había pasado. Incluso también le preguntaba a su otro hijo, de 9 años, el porqué de la inasistencia. “Un montón de cosas que pasaban y jamás me iba a dar cuenta si no le daba el teléfono a mi hijo”, concluyó.
Después de la denuncia que fue radicada el pasado 24 de octubre, en diálogo con los padres de sus compañeros Patricia supo que su hijo era “el favorito del profesor” y siempre recibía atenciones especiales. El docente le tomaba fotos al menor y además en todas las imágenes de los paseos escolares abrazando al menor.
La mujer agregó que después que saliera a la luz el hecho se acercó al establecimiento la directora del establecimiento le ofreció asistencia psicológica, pero hasta el día de hoy no se concretó. Además la docente pidió que no cambie al chico de escuela, ya que el acusado se encuentra apartado del cargo.

“Mi hijo está irascible, está enojado, llora sin motivos y no me sabe decir por qué está así. Yo le dije que no tiene la culpa de lo que está pasando, pero mi miedo es que el docente intente contactarlo por otros terceros que también dictan clases en la escuela, ya que ví fotos de otros docentes que comparten tiempo él”, destacó preocupada.

El proceso judicial

Patricia declaró el pasado viernes ante las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres y solicitó que aceleren los trámites para la declaración del menor en Cámara Gesell, que - según las autoridades judiciales - podría darse esta semana.

El caso está siendo investigado por el juez Martín Brites. El docente fue liberado con una serie de restricciones -no puede acercarse ni contactarse con el menor o su familia, ni ausentarse del domicilio por más de 24 horas y tiene que comparecer al Juzgado cada vez que se lo requiera- , luego de abstenerse en declaración indagatoria. Está imputado por grooming , delito que prevé penas de seis meses a cuatro años de prisión.

En un allanamiento llevado a cabo en el domicilio del acusado se secuestraron todos los dispositivos electrónicos, que están siendo analizados por la Secretaría de Apoyo a la Investigaciones Complejas (Saic) del Poder Judicial.


En cifras

900

El último 13 de noviembre se conmemoró en Argentina el día de la lucha contra el grooming. Hasta ese día, la Policía de Misiones recibió 900 denuncias.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina