Joven obereña fue asaltada dos veces en la misma esquina

Lunes 18 de noviembre de 2019 | 00:20hs.
Nicol resultó herida tras los ataques.
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Para Nicol Monzón (22), la esquina de Roca y Paraguay, en el barrio Loma Porá, se convirtió en una verdadera pesadilla y se juramentó que nunca más pasará sola de noche por dicha intersección.

El último jueves, alrededor de las 22.45, la joven fue asaltada por segunda vez en el mismo lugar, situado a metros de la Escuela 288.
Se dirigía a la casa de su novio, quien habitualmente la espera por avenida Tucumán y de ahí la acompaña. Pero el muchacho estaba sin celular y no pudieron coordinar el encuentro.

Por eso la chica fue sola, en un momento dado escuchó pasos y fue como un deja vu que le recordó el incidente anterior cuando fue abordada por un delincuente en la misma zona.

“Aquella vez pude correr y meterme a una casa, pero el ladrón se quedó escondido en la esquina, llamé a la Policía y lo detuvieron. El jueves fue exactamente en el mismo lugar, pero lo único que alcancé a hacer fue tirar mi celular envuelto en un abrigo por la ventanita de un kiosco para que no me roben”, detalló Monzón en diálogo con El Territorio.

Todavía dolorida por los golpes que sufrió al ser arrastrada por los malvivientes que le robaron la cartera, recordó que al ingresar a calle Roca desde la plaza Malvinas escuchó pasos, miró hacia atrás y vio a dos sujetos que la seguían.
“Cómo ya me había pasado algo parecido empecé a caminar más rápido y ellos se dieron cuenta, y en unos segundos estaban a unos metros de mí. Vi un kiosco con el cartelito prendido, me fui acercando cada vez más rápido y cuando volví a mirar para atrás uno venía corriendo. Ahí tiré el celular por la ventanilla del kiosco”, agregó.

Golpes y amenazas

Pero apenas lanzó el teléfono sintió que le estiraron la cartera, por lo que se aferró con fuerza a la misma, cayó a la vereda y la arrastraron varios metros. Ni así la chica soltaba su cartera, hasta que la amenazaron con dispararle.

“Pasaron corriendo por frente a la casa de una amiga mía y su novio lo reconoció a uno de los ladrones. Después me dijeron su nombre, me mostraron una foto del Facebook y lo reconocí. Fue el que me amenazó con que si no soltaba la cartera me iba a pegar un tiro, y por eso la solté”, explicó.
En tanto, reconoció que si bien no llegó a ver un arma de fuego, el malvivientes hizo el gesto de sacar un elemento del bolsillo.

Monzón indicó que se trata de una zona bastante oscura y, para colmo, al momento del hecho no había ningún vecino afuera como para pedir auxilio.
También ponderó que “gracias a Dios estoy bien, sólo tengo los raspones en la espalda. De ahora en más habrá que cuidarse y tomar recaudos”.
Consultados al respecto, vecinos de la zona se mostraron preocupados por los reiterados hechos de inseguridad, al tiempo que mencionaron que son habituales los robos a mujeres, varias de las cuales fueron abordadas cuando se dirigían o volvían de caminar en la plaza Malvinas.

Por otra parte, en investigación del hecho, desde la Unidad Regional II informaron que el viernes fueron detenidos Mario D. (18) y Mauro P. (28), éste último quien habría amenazado a la víctima. En un arroyo de la zona hallaron la cartera de la damnificada.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina