La Justicia rechazó otro pedido de excarcelación de Borovski

Viernes 24 de enero de 2020 | 00:30hs.
El acusado admitió que estuvo con la joven la noche del crimen.
Leopoldo Borovski (21), acusado por el femicidio de  Fiorella Itatí Aghem (20) en la localidad de San Vicente, recibió un nuevo revés en su derrotero judicial. Por segunda vez, la Justicia le negó la excarcelación y el caso está cada vez más cerca de ser elevado a juicio. 
Según pudo saber El Territorio en base a fuentes ligadas, el joven, que está detenido en la cárcel de Puerto Rico, fue trasladado a San Vicente en los últimos días para ser notificado de la decisión judicial, la cual ahora será apelada, según adelantaron.
En diciembre ya se había conocido una decisión de la Cámara de Apelaciones de Misiones, que rechazó el pedido de falta de mérito que plantearon sus abogados. La decisión de la Sala II del órgano de alzada fue argumentada y firmada por el vocal José López, con la adhesión del magistrado Jacobo Mass.
En el fallo se consideró que la decisión  del juez Gerardo Casco en rechazar este pedido -la Fiscalía opinado en el mismo sentido- se encuentra a derecho y no es “desproporcionada, ni arbitraria”. 
Además, para los jueces en la instrucción “surgen elementos de cargo que sustentan la probable participación de Borovski y, dentro del grado de responsabilidad necesaria para esta etapa investigativa, resulta suficiente en razón  al estado de la causa”. 
La defensa del imputado, con prisión preventiva desde junio del año pasado, había solicitado la falta de mérito -y, consecuentemente, libertad- luego que se conociera que se determinara que las pruebas genéticas extraídas del cable con el cual asesinaron a Fiorella no eran aptas para el cotejo. 
A grandes rasgos, el razonamiento fue “si no hay material genético analizable, no se detectó ADN de Borovski, por lo tanto no hay prueba en su contra”. 
Como informó este medio en su momento, lo que sí pudo ser cotejado es el material extraído debajo de las uñas de cuerpo de la joven. “Se obtuvo un haplotipo parcial del cromosoma Y, donde 18 marcadores de los 23 estudiados coinciden con el perfil del haplotipo de cromosoma Y de la muestra indubitada del imputado”, se señala en los resultados a los que tuvo acceso este medio. 
De todas formas, también se indica que “no se lo puede excluir como contribuyente a la muestra ni tampoco podemos excluir a todos sus parientes masculinos de línea paterna. Ni tampoco a un número desconocido de números masculinos no emparentados”. 
La defensa considera, al contrario de la querella, que el estudio no acredita la autoría del crimen del detenido debido a que el perfil obtenido, según el documento, posee una frecuencia de 1 en 17.008 según la base de datos mundial. Argumentaron también que no necesariamente tienen que ser de defensa, ya que está probado que la víctima y el detenido se vieron esa noche. 
En un escrito presentado por los abogados, el joven admitió que la noche del crimen, a fines de febrero, habían estado junto a su ex pareja, pero cerca de las 2.00 de la madrugada la dejó a dos cuadras de su casa y no volvió a verla nuevamente.
En su momento, desde la defensa del presunto homicida señalaron a El Territorio que la intención es llegar pronto a juicio, ya que confían que en esa instancia podrán  probar que el joven no asesinó a Fiorella.  

Brutal crimen
Fiorella fue encontrada asesinada en 4 de marzo del 2019 en un yerbal de la chacra de los padres del acusado, en una zona conocida como La Ripiera. Ese mismo día detuvieron al principal sospechoso en El Soberbio, debido a que se había ido a un encuentro de jeeps a Brasil.
La madre de la víctima había denunciado su desaparición el viernes 1 de marzo, diciendo que la noche anterior Fiorella salió de su casa para ir a la casa de una compañera de estudios, pero no había vuelto. 
Ya en ese momento desarrolló sus sospechas contra Borovski, recordando los antecedentes de violencia que había sufrido y denunciado su hija.
Según lo recolectado por los investigadores judiciales y policiales, Fiorella salió desde su casa el jueves 28 de febrero, cerca de las 21, cuando dijo que se iba a la casa de una compañera a llevarle unos apuntes. 
Caminó unas cuatro cuadras, hasta cerca de la ruta nacional 14, donde lo esperaba Borovski en una de las dos camionetas Ford Ranger que tiene su familia.
Los profesionales de la Secretaria de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial (Saic), mediante un arduo trabajo, pudieron reconstruir luego los chats entre víctima y presunto victimario, donde se estableció que habían pactado el encuentro. 
El teléfono de Fiorella había sido encontrado entre sus prendas íntimas y estaba muy deteriorado debido al tiempo que estuvo el cuerpo a la intemperie.
Sobre los movimientos posteriores, el relevamiento de las cámaras de seguridad permitió reconstruirlos. Una cámara de la Terminal de Ómnibus local registró a Fiorella junto a la camioneta del acusado cerca de las 1.40 de la madrugada del 1 de marzo. 
También se incorporaron varias testimoniales, que dieron cuenta que Fiorella y Borovski estuvieron juntos en dos puntos de la ciudad entre las 22 y las 3 aproximadamente: una pizzería y la propia terminal. 
Además quedó registrado como cruzó la camioneta en dirección a la zona rural donde la hallaron, cerca de las 4 de la madrugada. En momentos posteriores habría ocurrido el crimen. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina