Walas: El heredero del Zorzal Misionero - El Territorio Misiones

Walas: El heredero del Zorzal Misionero

Viernes 2 de mayo de 2008
Guillermo es el primogénito de Vicente Cidade. Al igual que su padre o su tío, Ramón Ayala,  prefiere no declarar públicamente su edad. Tiene esposa y un hijo, de 18 años. Vive en el barrio porteño de Almagro. Guillermo nació del matrimonio de Cidade y Nancy Preuss, una mujer intelectual descendiente de alemanes. Sin embargo, el romance entre violines y libros alcanzó hasta poco después del nacimiento de Alejandro, hermano menor de Guillermo. Cidade volvió con su música a Misiones y los niños crecieron bajo la tutela de la madre de Nancy. Guillermo sobrevivió a la soledad y desarrolló habilidades con el skate por las calles porteñas (asegura haber sido el mejor skater de la Argentina), mientras leía revistas de rock importadas. Fundó una disquería en la galería Bond Street, donde también se ofrece indumentaria rockera. Y recién desde el año pasado, su banda de rock Massacre, en la que es la voz principal, obtuvo una gran respuesta del público. Guillermo es conocido en la órbita del rock vernáculo como Walas. Pocos conocen esa íntima relación que el cantante tiene con Misiones.
En diálogo con FM Radioactiva, Walas habló del incipiente éxito de Massacre y recordó a su papá, con quien se reencontró después de muchos años. Cidade tenía todos los discos de Massacre y hasta vestía remeras estampadas con el nombre de la banda.
“Los últimos años de vida de mi viejo nos veíamos acá en Buenos Aires o yo me iba a visitarlo allá. Teníamos un vínculo bastante estrecho”, rememoró Walas. “Siendo los dos músicos, teníamos esas agarradas. Que el rock es mejor que el folclore o viceversa. Pero él era muy elegante, muy langa, muy seductor. Para salir no, pero entrecasa se ponía remeras de Massacre. Yo creo que me presentaba como su hijo rockero pero con cierto recelo con sus amigos de su generación. Cuando decía que era rockero, era que le había salido medio mal (se ríe). Son las generaciones. También le pasó a Lito Nebbia en su momento cuando sacó La balsa. También se tuvo que comer bastantes detractores”.

El Mensú, un hitazo
Vicente Cidade murió a los 75 años en Posadas. Vivió sus últimos años en Garupá, donde la canción General Indio, creada por él, es el himno municipal.
“Mi viejo amaba a Andrés Guacurarí. Le escribía canciones, el escribió el temazo General Indio. Era fanático de la historia de Misiones, las luchas contra las invasiones portuguesas, españolas. La verdad que mi viejo era un amante de Misiones. Y lo que hizo también es traer el amor por el misionerismo acá, al centro de Buenos Aires, a un lugar que él tuvo durante los 70, que se llamaba El hormiguero, donde venían todos los turistas, todo el jet set de Buenos Aires, a comer comidas autóctonas y escuchar música folclórica. Es el amor del fanático. Nosotros podemos ser fanáticos de los Rolling Stones. Mi viejo era fanático de toda la historia de Misiones. Cada vez que íbamos por el norte, pasábamos siempre por donde estaba la estatua de Andresito y él decía: Ese es mi amigo y lo quiero mucho, y lo adoro”.
La canción El Mensú fue compuesta por Cidade y su hermano Ramón Ayala. Fue creado en un colectivo, en viaje por Buenos Aires. La letra de la canción le trae bonitos recuerdos a Walas.
“A mí, el Mensú me encanta, es un temazo. El formato creo que se llama Galopa. Si yo me dedico al rock y si alguna vez agarré una viola es por la influencia de mi viejo, el estar acá, con los amigos folcloristas, con su hermano (Ramón Ayala). Justo la galopa tiene una fuerza y un ritmo que quizás me influyeron antes de conocer a Los Beattles, los Stones, los Sex Pistols o los Ramones. Yo me volví loco con la música que hacía mi viejo. Y la verdad que El Mensú fue hitazo mundial, porque fue traducido a un montón de idiomas. Los Massacre hacemos rock, con un formato anglosajón. Pero por ejemplo tenemos el tema Ana despierta, que tiene algo de folclórico, obviamente con violas eléctricas distorsionadas, pero te diría que pueden estar influencidas  por la música de mi papá, Vicente Cidade y mi tío Ramón Ayala”.


Un disco gigantesco
Massacre tocó por única vez en el Club Unión de Posadas; en 2003. La banda de rock fue creada a finales de los ochenta. Su último disco, El Mamut, fue elegido como mejor álbum de 2007 por el Suplemento No, de Página/12 y por la revista cultural Los Inrockuptibles. El Mamut fue nominado como Mejor disco en los Premios Gardel. Massacre tocó en el último Quilmes Rock y el 24 de mayo presentarán el mejor disco de su carrera con la vuelta de Fico Piskorz, uno de los músicos y quien se recupera de un accidente ocurrido el 26 de enero pasado. Ese día, el músico y su novia Karina López esperaban un colectivo por la avenida Las Heras de Capital Federal, cuando un auto fuera de control subió a la vereda y los atropelló. La joven perdió la vida a las pocas horas. No obstante, el chofer del auto fue liberado por la justicia.


Charlas durante la siesta posadeña
Cidade fue un gran músico pero no el mejor padre. Después de dejar Buenos Aires, se volvió a casar y tuvo dos hijos más. Años después, Walas se enteró que tenía otro hermano, también de apellido Cidade. La esposa de Walas es Andrea Carreras y le dicen Tori. Ella tuvo una buena relación con Cidade y junto a Walas lo visitaban periódicamente. Para él “yo era la guayna, todavía se me viene a la memoria nuestras charlas de verano, a la hora de la siesta en Posadas. Walas dormía y él aprovechaba a contarme las vivencias que adelante de su hijo no podía decir. Llorábamos de risa, literalmente. Siempre era igual, Walas se levantaba y nos encontraba con la risa pícara en el gesto de haber compartido las travesuras de un hombre con el estigma de su propio abandono, el que jamás pudo superar y lo dejó en ese lugar de niño eterno y querido para todos”.