Advierten que es obligatoria la antiamarílica en Misiones - El Territorio Misiones

Advierten que es obligatoria la antiamarílica en Misiones

Miércoles 20 de febrero de 2008
Colas en Luque. | Los pobladores de la localidad paraguaya formaron largas hileras para esperar ser inmunizados contra la fiebre amarilla.
La aplicación de la vacuna antiamarílica es obligatoria en Misiones, si bien gran parte de la población ya se encuentra inmunizada advirtieron ayer las autoridades sanitarias de Misiones. Mientras en Asunción, a 370 kilómetros de la capital provincial, las víctimas fatales llegaron ayer a ocho, aseguran que el riesgo en Misiones es bajo porque la mayor parte de la población está vacunada.
El subsecretario de Salud, Carlos Báez, explicó que desde 2001 se está trabajando en la inmunización contra la fiebre amarilla en Misiones. Desde entonces se colocaron casi 900 mil dosis, lo que consideró una "cobertura aceptable" si se piensa que Misiones tiene poco más de un millón de habitantes y que "solamente en esta última etapa hubo un gran porcentaje de paraguayos" entre los inmunizados.
De todas formas advirtió que el índice de infestación con el mosquito Aedes Aegytis, el transmisor de la fiebre amarilla y del dengue, es alto en toda la provincia. "El Aedes está en nuestros domicilios. Por eso es que, además de hacer hincapié con la vacunación hay que reforzar el control domiciliario de las aguas estancadas. Desde el florero hasta los lugares donde se pueda acumular agua", insistió.
Mientras en Formosa, el gobierno provincial llegó a limitar la vacunación a ciudadanos paraguayos, en Misiones se la promueve la vacunación. "Hemos trabajado fuertemente en este lado sin hacer ningún tipo de discriminación, por cuestiones humanitarias y por cuestiones epidemiológica. Nos conviene que la mayor cantidad de población esté vacunada de un lado y del otro del río. El virus y el mosquito no piden documento. Nuestro trabajo es asegurar que la población de Misiones tenga las vacunas y la información suficiente", sostuvo Báez. Esto a pesar de que admitió que las dosis -de aplicación gratuita- se agotan en distintos puntos de vacunación. Pero aseguro que "se fue normalizando pero priorizando las zonas de mayor riesgo", entre las que mencionó San Pedro, Iguazú, San Vicente y zonas aledañas.  "En el resto de la provincia estamos redistribuyendo lo más equitativamente posible de acuerdo a la demanda", sostuvo.

Bloqueo en San Pedro
Por su parte, Oscar Herrera, jefe de la Zona Norte de Salud, explicó que desde el fin de semana se controla que quienes ingresen a la zona selvática de riesgo donde se detectó la presencia de la enfermedad: Piñalito, Polvorín y Tobuna.
"Son zonas de muchísimo movimiento. La gente que entra y sale. Una población estimada censal de San Pedro es de 28.600 habitantes. Pero creemos que transitan cerca de 40 mil", precisó. Por eso se está trabajando con la Policía para que "a toda persona que ingresa a la zona donde se encontraron los monos muertos se le pida certificado de vacunación" y se vacune al que no haya sido inmunizado.
Además, se comenzó con la primera etapa del rociado espacial para controlar el vector en los barrios donde se completó la descacharrización. En total se harán tres rociados.

Sin casos humanos
Báez informó que si bien se detectaron casos sospechosos humanos en Iguazú, todas las pruebas hasta el momento dieron negativo. Precisó que un adolescente de San Vicente que se encuentra internado en un sanatorio privado de Posadas "no cumple los requisitos de caso sospechoso".
Indicó que el paciente presenta sintomatología de una insuficiencia hepática, se encuentra bien de salud y que se enviaron muestras para estudio a Buenos Aires. Pero que también presenta una hemorragia digestiva y que se detectaron úlceras, lo cual aleja el diagnóstico de una posible fiebre amarilla.
Báez anticipó que se solicitaron reactivos a Salud Pública de la Nación para poder hacer los estudios en la zona de Eldorado y que los insumos podrían recibirse hoy.


Ya son ocho los muertos en Paraguay
Mientras la comunidad internacional se moviliza para ayudar a el Paraguay con vacunas y expertos en Epidemiología, la prensa reportó ayer la octava víctima fatal de la fiebre amarilla.
En tanto, las autoridades sanitarias sólo admitían el fallecimiento de siete personas pero con la aclaración de que todas "están sujetos a una verificación internacional tras complejos análisis de laboratorio", según dijo a la prensa el ministro Oscar Martínez, de Salud Pública. Martínez aseguró que "hasta el momento tenemos 33 sospechosos de contagio de fiebre amarilla y sólo cuatro casos de enfermos por dengue".
De acuerdo con versiones periodísticas, un hombre de 49 años falleció ayer en un barrio de San Lorenzo, a 18 kilómetros al este de Asunción. Los familiares aseguraron que tuvo todos los síntomas de la fiebre amarilla. Fue atendido de urgencia en el estatal hospital para Enfermedades Tropicales, de la capital, cuyos voceros expresaron que antes de brindar un informe harán una biopsia.
En pequeños pueblos del área metropolitana como Luque, San Lorenzo, Fernando de la Mora y Villa Elisa se registraron disturbios y protestas por la falta de vacunas.