“Faltan referentes en el humor gráfico” - El Territorio Misiones

“Faltan referentes en el humor gráfico”

Sábado 17 de octubre de 2009
Bajemos un cambio. | Así se denomina la muestra que trajeron Kappel (arriba) y Pati (abajo). | Foto: Ramón González
Hoy, seguramente, alguien que está dando material para hacer chistes, es el inefable DT de la Selección Argentina, luego de lo que dijera tras el partido con Uruguay. Esto es una tarea habitual, casi rutinaria, de los humoristas gráficos, la de tener que percibir el tema que domina la opinión pública y con ellos poder hacer reír, pero no sólo esto, sino reflexiona al lector de un medio.
Algo de esto saben, conocen el paño, los protagonistas de la Bienal de Humor e Historieta, que organiza la Revista Mbarigüi, que ha llegado a la docena de ediciones ininterrumpidas, en consonancia con la 400 edición de la publicación que dirige Antonio Latreccino. Anoche, con un copetín para 100 invitados, se abrió al público en el Museo Lucas Braulio Areco y cuenta especialmente con la exposición del trabajo Bajemos un cambio, una campaña, a través del humor, sobre la inseguridad vial que se vive en calles y rutas del país.
Quien aglutinó a humoristas gráficos y es uno de los protagonistas especiales es Claudio Kappel, dibujante de los diarios porteños La Prensa y La Nación; quién llegó acompañado por Gustavo “Pati” Franco, que realiza sus tiras, entre otros, en el suplemento Sátira 12, de Página 12. Tambien participan los historietistas locales Eduardo “Chipi” Da Silva y Juan Carlos Núñez.
“Es una alegría poder participar en un acontecimiento que es cada dos años y va por su edición número doce; a mí me gusta mucho venir, son muy hospitalarios con nosotros y compartir los 400 números de Mbarigüi, que tambien es todo un acontecimiento, no hay revistas de humor gráfico que duraran tanto, ni siquiera la Humor, que llegó a los 21 años, es todo un milagro, un record y ojalá que dure mucho más” manifestó Kappel, agregando que la bienal “es muy buena porque ofrece un contacto más directo a los trabajos y con el dibujante”.
Su amigo, Pati, explicó que estuvo en la anterior edición, resaltó las cualidades de una muestra como esta y se internó en el camino de analizar la actualidad de  su actividad en el país. En este aspecto coincidió con Kappel, en que nadie ha tomado el lugar de los grandes creadores de Argentina, Quino, Fontanarrosa, coincidiendo en que queda Caloi.
“Creo que estamos en un momento de transición en este tiempo. No hay alguien que se destaque, no hay un faro y las nuevas generaciones están algo dispersas. Y eso que hay mucho acceso a la historiera en internet, antes tenías que ver el diario nomás. Hasta los 90 hubo ciertas cositas”.
“Estamos en un buen momento, si bien no hay muchos nuevos exponentes que estén descollando, un Quino, un Fontanarrosa, hay talentos que se están destacando como Liniers o Tute, hay mucho talento en el interior, que tal vez no teniendo un espacio no los conocemos” sumó Kappel, haciendo sobresalir que Argentina es un país muy importante en este arte, catalogando como de exportación.

Bajemos un cambio
La exposición con la que arribaron los dibujantes se inauguró en Buenos Aires en mayo, trata sobre concientización vial, se titula Bajemos un cambio, “un tema muy delicado, la inseguridad vial que produce 800 muertes al año, no nos reímos de eso, sino que tratamos de concienciar a través del humor y generar una mirada crítica” describió el humorista de La Nación.
Todos los humoristas que participan aportan una mirada crítica y ácida, dejando al espectador reflexionar sobre una gran problemática social, que en definitiva es el objetivo último del humorista.
Cuando se le preguntó si el que debería bajar un cambio es Maradona, Kappel lanzó una carcajada y sintetizó que “no te respondo como respondió él, porque fue muy desagradable, pero sí, hace rato que tiene que bajar un cambio”.


“Sale gracias a los amigos”
Latre expresó que es un esfuerzo grande, que la Bienal sale gracias a los amigos, “que ponen una moneda, la Municipalidad de Posadas nos ayudó con los pasajes y, después, este es el mejor lugar, el Museo Areco, un lugar con mucha onda. Es muy grato ver a la gente, que llega y te tira muy buena onda; y con 400 números al salir, 27 años de jugarla”.
El humorista de este diario explicó que le interesa  sobremanera el trabajo de sus colegas, como un arma de reflexión, “mucha gente empieza el diario por la historieta, y te dicen: la historieta te dice muchas cosas que no te muestra una nota periodística, tener un compañero invisible, que es el lector, es muy lindo, la gente está consustanciada, muchos le tienen fe al humorista gráfico, dicen el humorista es más sincero que el periodismo”.
Sobre Bajemos un cambio, dijo que “es una mirada distinta a un tema que preocupa a los misioneros y especialmente a los posadeños, como lo es la necesidad de educación vial”.