Sólo el 20% de los universitarios se recibe en el tiempo esperado - El Territorio Misiones

Sólo el 20% de los universitarios se recibe en el tiempo esperado

Lunes 28 de marzo de 2016 | 07:24hs.
En Humanidades hubo 1.400 ingresantes, en su mayoría estudiantes de entre 18 y 20 años. | Foto: Marcelo Rodríguez

De cada 100 ingresantes, sólo 20 finalizan las carreras en el tiempo previsto por los planes de estudio de la Facultad de Humanidades y la de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales, según datos proporcionados por las secretarías académicas de estos centros educativos que pertenecen a la Universidad Nacional de Misiones.

 

Se explicó que la mayoría de los universitarios se atrasa en el primero y segundo año del ciclo básico. “En el proceso de adaptación al sistema de la facultad, les cuestan mucho el primero y segundo año, una vez que pasan esos años generalmente se reciben”, señaló Mirta Ganduglia, secretaria académica de la Facultad de Ciencias Exactas. En su mayoría, los estudiantes tienen entre 18 y 20 años al momento de ingresar a la universidad.

 

Las autoridades precisaron que las mayores dificultades se presentan en los trabajos de lectoescritura, que se agudizan con la falta del hábito de estudio y el desarraigo familiar.

 

Según los últimos registros de la Secretaría Académica de la Unam, en los primeros años la deserción es del 50 por ciento. Teniendo en cuenta estas cifras, el 30 por ciento de los estudiantes se recibe fuera del tiempo estipulado por la universidad.

 

“No se acostumbran a tener un ritmo de estudio o cumplir con los horarios de las clases y la entrega de los trabajos en fecha. Hay un desfasaje muy grande entre lo que es la escuela secundaria y la universidad”, señaló Ganduglia.

 

Además, explicó que entre los inconvenientes en el transcurso de la carrera, también se hallan dificultades para la resolución de problemas, una competencia esencial para el ritmo de la universidad. “Les cuesta la abstracción, más que nada en algunas materias que tienen ejercicios de matemática”, sostuvo Ganduglia.

 

Entonces, se especificó que las ingenierías resultan las carreras más complicadas para los estudiantes que, en esta etapa de ingreso, están siendo acompañados por estudiantes guías, quienes dictan tutorías para los ingresantes.

 

De acuerdo a los últimos datos brindados por la dirección académica de esta facultad, este año hubo un ingreso de 800 estudiantes, que superaron en un 20 por ciento la cantidad de matrículas registradas el año pasado.

 

El bajo porcentaje de egresos se repite en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, que registra entre un 20 y 30 por ciento de estudiantes recibidos en el tiempo estipulado.

 

En esta casa de estudios, además de las dificultades académicas, se suma que el 20 por ciento de los ingresantes trabaja. “Son pocos los chicos que logran terminar la carrera a tiempo, por muchas variantes que van pasando. Algunos tienen problemas para adaptarse y les lleva dos años para entender el sistema de la facultad. Hay otros que tienen problemas personales, que también influyen en los procesos de adaptación”, contó María Amable, secretaria académica de la Facultad de Humanidades.

 

A esta facultad, en 2016 ingresaron 1.400 estudiantes de toda la provincia, que eligieron la carrera de Trabajo Social como principal opción, después Comunicación Social, Educación Especial y Turismo.

 

También en Humanidades se lleva adelante un programa de contención del alumnado para mejorar la tasa de permanencia y egreso con el título. En la universidad se profundiza el trabajo con el Programa de Apoyo al Estudiante, que cuenta con 200 alumnos tutores distribuidos en quince comisiones.

 

Trabajan con tutores pares
Desde las universidades se explicó que se trabaja con grupos de estudiantes avanzados, quienes se encargan de acompañar y guiar los ingresantes en la etapa de adaptación a la facultad “para que los chicos no abandonen; muchas veces las familias hacen un esfuerzo grande para que los chicos puedan estudiar y el chico viene acá y no logra adaptarse. Influyen factores académicos y también afectivos”, señaló Renzo Rodríguez, secretario de Bienestar Estudiantil de la Facultad de Humanidades.

 

Con esta iniciativa, que se lleva adelante tanto en Exactas como en Humanidades, se trata de afianzar la permanencia del alumno en la universidad. “Que el joven pueda afianzarse en un grupo y terminar la carrera, que pueda entender que la facultad tiene otra rutina”, precisó Rodríguez.

 

En total a esta facultad asisten alrededor de diez mil estudiantes, precisaron desde secretaría.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina