Ocho años de prisión para el segundo condenado por el homicidio de Cubas

Viernes 28 de febrero de 2020
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

A fines de julio del año pasado, los miembros del Tribunal Penal Uno de Eldorado dieron a conocer su veredicto en el juicio contra los tres jóvenes acusados del asesinato de Mirian Cubas (16), ultimada a puñaladas en la localidad de Puerto Piray en 2015.
Si bien Cristian Javier Vargas (22) fue absuelto de cargo y culpa por los magistrados al no encontrarse suficientes elementos para acreditar su implicancia en el hecho, tanto Ariel David ‘Chinchulín’ Cardozo (24) como Enzo Javier Álvez Da Silva (20) fueron encontrados culpables del delito de homicidio simple, siendo el mayor de ellos quien se llevó la pena más dura, al recibir 25 años de cárcel. 
Por su parte, Álvez Da Silva, quien era menor de edad al momento de concretarse el homicidio, debió esperar varios meses hasta que la Justicia Correccional y de Menores de la Capital del Trabajo fijara un monto de pena, tal como lo habían establecido los miembros del Tribunal. 
Y si bien en un principio la defensa de este último imputado elevó un recurso de casación apelando el mencionado fallo, tiempo después fue el propio acusado quien desistió del pedido y pautó en diciembre una audiencia con representantes de la Justicia de Menores en la cual finalmente se le fijó la pena de ocho años de prisión. 
Según pudo confirmar este matutino en base a fuentes judiciales consultadas, esto se produjo a mediados de diciembre pasado cuando se pautó la audiencia de imposición de penas para Da Silva, instancia en la cual terminó recibiendo el mínimo de pena que contempla la figura de homicidio simple en el Código Penal Argentino. 
En dicha audiencia estuvo presente el abogado Rodrigo Torres Muruat, defensor del imputado, quien también había representado a Cardozo durante el debate oral. 
En la actualidad, Álvez Da Silva purga la condena impuesta en la Unidad Penal III de Eldorado, aunque los voceros consultados indicaron que en los próximos meses el joven podría acceder al beneficio de la libertad condicional, dada la cantidad de tiempo que ya estuvo tras las rejas mientras esperaba la concreción del debate oral. 

Responsabilidades
Los pormenores del ataque mortal que conmovió a Puerto Piray en 2015 fueron ventilados durante varias jornadas en julio pasado. 
Del juicio fueron parte los magistrados Atilio León -presidente del tribunal-; Lyda Inés Gallardo y Carla Bergotini, el fiscal Federico Rodríguez y los defensores de los tres imputados. 
La decisión de los jueces fue coincidente con el pedido efectuado días antes por el fiscal Rodríguez, quien en su alegato además de solicitar la absolución de Vargas pidió el cambio de calificación a homicidio simple, ya que los imputados habían llegado a esta instancia acusados de homicidio agravado por alevosía, que prevé prisión perpetua.
Por otro lado, antes de conocerse la sentencia, los imputados tuvieron la chance de decir sus últimas palabras. Fue justamente Álvez Da Silva quien aprovechó la oportunidad para decir: “Quiero que se esclarezca el hecho, pido perdón por el falso testimonio”. 
Durante el largo debate se buscó determinar, en primera medida, cuál fue el rol que tuvo cada acusado en la mecánica del hecho. En ese contexto, Álvez Da Silva aseguró ante los jueces haber presenciado el hecho y apuntó a Cardozo como autor, aunque primero, apenas fue atacada la joven, incriminó a Vargas. 
Durante la etapa de instrucción se realizó un allanamiento en la vivienda de Cardozo en donde fue incautada el arma homicida, y que luego se confirmó que conservaba sangre de la víctima. 
Por su parte, el mayor de los acusados señaló que Vargas fue quien le dio ese cuchillo, pero no le dijo para qué era.
De esta manera, el único que se ubicó en la escena del crimen al momento del hecho es Álvez Da Silva y los jueces establecieron que fue él quien asesinó a la joven víctima. Un dato no menor es que en una de sus declaraciones de la instrucción, que luego fue declarada nula, dijo que el cuchillo utilizado en el crimen era suyo. 
En su momento fue él quien buscó ayuda para que llamen a la Policía tras el ataque a la joven, que agonizó en el pinar, pero no logró ser asistida. El joven declaró que el día del crimen se cruzó con Cardozo y éste le ofreció para consumir cocaína, algo que se negó a hacer porque había fumado marihuana. Entonces, dentro del pinar, se cruzaron con la adolescente. 

Doble instrucción
Cabe recordar que la causa por el crimen de Cubas llegó a instancia de debate tras una segunda elevación a juicio. Es que  primera instancia el expediente fue remitido al Tribunal Penal Uno a mediados de 2017, pero tras una revisión los magistrados declararon nulas las indagatorias realizadas a los imputados y el caso fue enviado nuevamente al Juzgado de Instrucción que llevó adelante la investigación. 
Una vez devuelto, las autoridades judiciales pertinentes volvieron a realizar las indagatorias y una vez cumplimentado con los procesos se volvió a requerir la elevación a juicio que finalmente fue confirmada.

Atacada tras salir de clases en Puerto Piray

Las investigaciones judiciales indicaron que Mirian fue interceptada el 7 de abril de 2015 entre las 16.30 y las 17.20, mientras caminaba por un camino utilizado como atajo dentro de un pinar privado ubicado entre los barrios Parque y San José de Puerto Piray. La joven había salido de la Escuela BOP 37 a la que asistía y se dirigía rumbo a su casa, pero al pasar por el mencionado pinar fue interceptada por los tres jóvenes. Fue allí donde la muchacha encontró la muerte. Según los estudios forenses, la víctima sufrió una lesión punzocortante debajo del ombligo, el cual le perforó las asas intestinales y le produjo una abundante hemorragia. Acto seguido, la chica recibió otra lesión cortante en el lateral izquierdo de la cabeza y, por último, mientras ya se encontraba tendida en el suelo, sufrió tres puñaladas más en la espalda que también le afectaron órganos vitales.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina