“Las generaciones futuras verán a la donación como algo natural” - El Territorio Misiones

“Las generaciones futuras verán a la donación como algo natural”

Domingo 13 de enero de 2013
El coordinador del Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes de Misiones (Cucaimis), el médico Richard Malán, en conversación con El Territorio, resaltó el crecimiento récord del país en la procuración y trasplante de órganos y analizó la realidad de la provincia.
Además, hizo referencia a los mitos que actúan como barrera para la donación y que se superan cada vez más con la transparencia en la información, la difusión a la comunidad y la preparación del sistema sanitario. En la provincia, en 2012 hubo 14 donantes, cuatro menos que en 2011.
“Argentina creció y está a la vanguardia de Latinoamérica en donación y trasplante; para el caso de Misiones, el año pasado logramos 28 trasplantes de órganos y 27 de córneas fue un año bueno, no logramos superar el año anterior porque fue un año extraordinario”, dijo el médico y continuó, “pero lo que es claro, es que este aumento no tiene que ver tanto con la solidaridad de la gente, nosotros ya sabemos que la gente es solidaria. No es un cambio que ha hecho la gente; sino que el sistema sanitario se está preparando para que haya más donantes y para hacer más trasplantes”.
El médico indicó que, “si revisamos los números de una encuesta de 3 años atrás y una actual, vemos que más del 80% ve a los trasplantes como algo positivo y aceptaría ser donante; el tema es que el sistema sanitario esté preparado para el momento en que se producen las muertes, porque hay que hablar de que aquí hay una muerte de por medio”.
Así, “el sistema debe estar preparado para dar respuesta y hacer que ese fallecido sea un donante. Qué pasaba antes... no se detectaban las muertes, el sistema no avanzaba sobre la donación de órganos, en eso hubo un avance”.
Para lograr resultados positivos, detalló que se trabaja coordinadamente en los hospitales donde pueden aparecer los donantes, que son los que cuentan con sector de terapia intensiva principalmente, otros centros de salud pueden procurar la donación de tejidos y córneas.
Desde 2011 se hacen en Misiones los trasplantes renales.
Reflexionó que al hablar de donación de órganos se habla también de la muerte, por eso es tan importante el trabajo de concientización a la comunidad.
“El funcionamiento del Incucai es absolutamente transparente, por eso abrir más la información es también avanzar. Creo que las generaciones futuras verán a la donación como algo natural, como parte de la vida, pero mientras tanto hay que seguir trabajando hacia adentro del sistema de salud y hacia la comunidad”, expresó Malán.
En este sentido, indicó que en la Argentina todos los procedimientos y las prácticas del Incucai están normatizados.
“Está todo escrito y con información verdadera se pueden derribar mitos”, sostuvo.
Acerca de estos mitos, ejemplificó, “el mito del robo de órganos es infundado, en Argentina no existe y es imposible que exista porque para hacer un trasplante se requiere de muchas personas y de distintos ámbitos o puntos de interés, por un lado está la coordinación médica del Incucai, por otro los centros de trasplantes, los organismos jurisdiccionales y si hay una muerte traumática hay un juez de por medio, hay montón de situaciones y de responsables que están controlándose”.

Información en tiempo real
Parte del sistema de transparencia es el registro que está en base web y con información en tiempo real, “hay un control recíproco que hace que sea totalmente transparente la práctica y actualizada la información”.
Otro punto a aclarar es el tema del diagnóstico de la muerte cerebral. “La muerte es un estado irreversible”, sostuvo el médico. “La muerte es una sola, en este punto se avanzó mucho en la Argentina, está normatizado el diagnóstico. En realidad no es muerte cerebral sino muerte bajo criterio neurológico.  Que tenemos que diferenciar de los estados vegetativos o de coma donde la persona está viva, ahí hay una persona, pero en el otro caso hay un cadáver, y hablo con estas palabras para que sea claro”, enfatizó.

Cerca de los 50 trasplantes renales
En Misiones hay más de 500 pacientes que se dializan y de ellos 110 están en condiciones de recibir un trasplante de riñón, es decir, se encuentran en lista de espera, así lo reflejan las estadísticas del Incucai.
Esos pacientes tenían que viajar hasta las grandes capitales para someterse a la cirugía que cambiaría su calidad de vida. Sin embargo, desde marzo de 2011, la Clínica de Nefrología, Urología y Enfermedades Cardiovasculares tomó la decisión de enviar al nefrólogo Joaquín Augusti a formar parte de un convenio con el Sanatorio IOT,  al que se suma el trabajo en conjunto de  los nefrólogos provinciales y el Cucaimis.
Este acuerdo ya está dando resultados muy satisfactorios, en el último año se realizaron 22 prácticas positivas, con personas que estaban en la mortificación de la diálisis y hoy han sumando bienestar a sus vidas. “En 2012 nuestras estadísticas reflejan un 100% de sobrevida de los pacientes, de los cuales más de 90% tiene funciones renales exitosas, y ya llevamos 46 trasplantes desde marzo de 2011” comenzó contando el joven nefrólogo santafesino.
Entre los números brindados por Augusti, el profesional aclaró que de los 22 trasplantes, cinco fueron de donantes vivos y 17 de donantes cadavéricos, los receptores llegaron de distintas partes de la provincia, y fueron derivados de los centros de diálisis ubicados además de la capital provincial, en Oberá, Eldorado, y Puerto Iguazú.
En el caso de los pacientes pediátricos que necesitan ser trasplantados son derivados a Santa Fe una vez que son incluídos de manera local en lista de espera, “desde nuestra llegada a la provincia se efectuaron siete intervenciones”.
Una de las cuestiones que no dejó de recalcar Agusti es que no todos los pacientes pueden trasplantarse. “Un grupo grande que se encuentra en diálisis no tienen la opción, porque hay que estar en buen estado para realizar la operación. Entre ellos los que tienen problemas cardiovasculares, los que son obesos o los que padecen tumores o infecciones”.

Enfermedades del riñón
Hay dos grandes grupos humanos que son propensos a tener fallas renales, los hipertensos y los diabéticos. Pero no son los únicos. Hay enfermedades hereditarias o infecciosas también.
“Todos esos pacientes, que tienen algún grado de falla renal, cuando llegan a un diez por ciento de funcionamiento de los mismos, entran a diálisis, y ahí quedan dos opciones: o seguir toda la vida dializado, o bien trasplantarse, que es la mejor opción ya que les aumenta la expectativa y la calidad de vida a la gran mayoría. Recuperan una vida prácticamente normal, aunque tomando varios recaudos” señaló.
Hay dos tipos de trasplantes: cadavéricos, cuando las personas fallecen y la familia dona los órganos, de los cuales de cada donador dos pacientes receptores se ven beneficiados. Y los donantes vivos.
El médico destacó que de “los 500 pacientes que reciben tratamiento mecánico, sólo 110 están inscriptos en la lista de espera, es importante el trabajo en la difusión de la donación de órganos y también que el paciente consulte con su médico de diálisis la posibilidad del trasplante”.
Para entrar en la lista hay que acreditar una serie de estudios médicos.
“Los familiares directos pueden donar un riñón y seguir su vida con normalidad, además la compatibilidad entre familia  es mayor”, detalló.


Una mejor calidad de vida
Según Augusti la vida después del trasplante es totalmente normal, solamente hay una serie de cuidados que deben ser tenidos en cuenta para que todo funcione correctamente.
“Nosotros los inmunodeprimimos con drogas para que no rechacen el riñón, eso les permite vivir con ese órgano, pero hay que estar atentos a los contagios ya que estamos es una zona subtropical, con enfermedades infecciosas endémicas. Hay que tener algunos cuidados como lavarse las manos, trabajar la tierra con vestimenta, entre otras cuestiones básicas; la gran mayoría no tiene problemas”.
“El trasplante tiene ventajas, independiza al paciente que no tiene que asistir al médico por semana, alarga la vida y mejora su calidad y al sistema de salud le cuesta menos un paciente trasplantado que un paciente dializado” sentenció.

:: Notas relacionadas
Una decisión que abre las puertas a la vida
Recibió un riñón de su hermana y después otro de su mamá
Un barrio unido por el corazón de Seba
“Con los trasplantes hay vida después de la muerte"
La fortaleza de los que esperan es no perder el optimismo
Solución habitacional para pacientes trasplantados
Trasplantes cardíacos, un área con grandes avances
Una opción frente a la infertilidad