Una decisión que abre las puertas a la vida - El Territorio Misiones

Una decisión que abre las puertas a la vida

Domingo 13 de enero de 2013
Posadas. Especialistas recalcan que el trasplante devuelve la calidad de vida a la persona y que luego de la intervención, puede recuperar sus actividades normales. Sin embargo, remarcan que hay pacientes que fallecen esperando un donante que no llega.
Por ello es tan importante la sensibilización de la sociedad sobre la donación y trasplante de órganos. De esta decisión depende  una oportunidad de vida para muchas personas.
El país acreditó un récord en los números de ablaciones y pacientes trasplantados en 2012.
A este avance se refirieron los médicos consultados por El Territorio, que apuntaron a la necesidad de difundir información valedera para derribar mitos y prejuicios.
También las asociaciones civiles realizan una tarea de contención esencial para los enfermos y la familia.
Quienes atravesaron un trasplante relataron con sencillez historias inspiradoras de lucha y valentía. Mientras, los que esperan sostienen que no bajar los brazos es una meta de todos los días.

Ejemplo que inspira
Juan Alvarado lleva más de tres décadas en el atletismo, compitió como profesional y participó en Juegos Panamericanos, su mayor ilusión fue siempre ser un deportista olímpico y para ello entrenaba con sacrificio en los horarios que le permitía el trabajo y restando horas de sueño.
En 2002 le diagnosticaron una infección renal, pasó por diálisis hasta que lo trasplantaron.
Nunca dejó de correr y hoy su sueño está cumplido. Es parte de la delegación argentina que viajará a Sudáfrica para competir en el Mundial de Deportistas Trasplantados en julio de este año.
En 2002, un chequeo de rutina dio la primera advertencia, todos los valores estaban descontrolados. “Mi médico amigo me dijo que deje de correr, fui a Buenos Aires y ahí me diagnosticaron un virus en el riñón que ya lo estaba afectando y reduciendo su capacidad, cuando llegara al 10% de su función debía comenzar la diálisis”, relató.
Pese a la noticia, no perdió la calma y se aferró a su esposa y a sus hijos, “yo perdí dos hermanos por problemas renales. No quería que mi familia sufra, siempre tuve una personalidad competitiva y positiva como deportista y eso me permitió seguir, fue una lucha difícil, al año y medio empecé a dializarme con los médicos Ferreira, a quienes apreció como mi familia”.
Relató que la posibilidad de acceder a un trasplante de riñón llego 4 años después, en 2008.
“Me intervinieron en Buenos Aires y a los seis meses ya estaba entrenando otra vez, mi vida es el deporte y ahora tengo otro motivo, yo corro por las personas trasplantadas, por los pacientes en lista de espera, yo no soy un ejemplo pero es mi forma de transmitir les fuerza, que no decaigan, porque el tratamiento de diálisis lleva a muchos a la depresión”.
Amigos que sabían de su entera dedicación al deporte le propusieron prepararse para los Juegos Argentinos y Latinoamericanos de Deportistas Trasplantados que se desarrollaron en noviembre del año pasado en Buenos Aires.
De allá trajo para la tierra colorada, 4 medallas de oro que fueron la puerta de su participación en las olimpiadas de este año.
Las máximas distinciones las cosechó por ganar la maratón en los 5000 metros, 1500 metros, 800 metros y 400 metros.
“Ahora me estoy preparando para el mundial, ese es el objetivo, la Argentina va con una expectativa muy grande de mostrar que se puede hacer deporte estando trasplantado, y para eso estamos trabajando, tengo el apoyo de mi familia que es mi sostén, es un trabajo en equipo”.
Juan entrena todas las mañanas, corre casi dos horas por su barrio en el Sur, regresa a su casa a las 7 y se apronta para llegar a tiempo a su trabajo, una óptica en el centro de la ciudad.
“Tengo una rutina de entrenamiento que también se ajusta a mi horario de trabajo, no voy al gimnasio y encaro mi preparación siempre cumpliendo todo lo que dicen mis médicos”, expresó.
Agregó que, “en mi trabajo, Eduardo Galmarini, mi jefe me apoya en todo también y eso me ayuda a seguir. El atletismo me dio todo, no te da dinero pero te da una vida plena, yo tuve una nueva oportunidad de vivir y eso lo voy agradecer esforzándome siempre para ser mejor”.
Por último, Alvarado expresó que para la competencia recibió todo el apoyo de la central del Incucai y que otro de sus objetivos es lograr que más personas trasplantadas se interesen en hacer deporte para mejorar su calidad de vida. Apuntó que el sedentarismo no es bueno para un trasplantado.
“Hay muchos deportes que un trasplantado puede hacer, menos los que son de contacto, en muchas disciplinas se pueden preparar y participar de los juegos, pero también se necesita que las autoridades locales y provinciales apoyen el deporte, apoyen a los deportistas, nosotros para el mundial necesitamos toda la ayuda posible”.
Por otra parte, Guillermo Ramos de Eldorado, trasplantado renal, también compitió en los juegos latinoamericanos y conquistó 3 medallas, 2 de oro y una de bronce en maratón. Junto con Alvarado serán los embajadores misioneros en el evento del deporte mundial.

Próximo objetivo
La meta de Juan y los deportistas trasplantados es conseguir el máximo rendimiento posible, de cara a la localía que ostentará la Argentina en 2015.
A fines de 2012, Argentina fue elegida por la World Transplant Games Federation (WTGF) como sede de los XX Juegos Mundiales para Deportistas Trasplantados 2015, que tendrán lugar en Mar del Plata.
Dicha ciudad resultó elegida gracias a un trabajo conjunto de la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina (Adetra), el Ministerio de Salud de la Nación a través del Incucai y otras organizaciones públicas y de la sociedad civil.
Argentina será el primer país de la región en el que se realizará el evento de alcance mundial y en reconocimiento a los avances que se han obtenido en procuración y trasplante de órganos.


Los números
55
Pacientes recibieron un trasplante en la provincia en 2012, fueron trasplantados de órganos y tejidos.
14
Donantes de órganos cadávericos y vivos registró el Cucaimis, durante 2012. En 2011, hubo 18 donantes.
123
Misioneros esperan un órgano. 116 son de riñón, 4 de hígado, 1 de corazón, 1 de pulmón, 1 de páncreas y 38 de corneas.
467
personas en Misiones están en diálisis y tardan 6 meses en estabilizarse. El 40 por ciento necesita un trasplante.
1458
Trasplantes se realizaron en el país en 2012. Fue récord desde que se realizan las intervenciones en nuestro país.

:: Notas relacionadas
Recibió un riñón de su hermana y después otro de su mamá
Un barrio unido por el corazón de Seba
“Con los trasplantes hay vida después de la muerte"
La fortaleza de los que esperan es no perder el optimismo
Solución habitacional para pacientes trasplantados
“Las generaciones futuras verán a la donación como algo natural”
Trasplantes cardíacos, un área con grandes avances
Una opción frente a la infertilidad